sabato 2 maggio 2009

Sublimación

En el oro de tus ojos
se refleja el cielo
denso de mi
y de ti unidos en la palabra…
¡Ve dia!
el oro es ya hecho
entre mi boca
y las ultimas rosas.

(voz de mujer)
El tiempo, el tiempo ¡veerás!

¿Serán acaso noventa siglos
capaz de borrar
el límpido musgo
que dibujaste en mi cara?

(voz de mujer)
El tiempo, el tiempo ¡veerás!

¿Que tiene
entre una tonalidad y otra
de tu sonrisa?
¿que,
entre un suspiro y una corchea de tu canto?
¡Oh! muda, lírica compañeras,
rosa mutable,
mi mismo,
calmo mar y amenazadora nube
y nunca lluvia…

Espera noche, espera
pero tu vas dia,
pus en el inflamado cielo
quiero poner con cuidado
todas mis cosas

(voz de ella)
Mil corazónes me sobresaltan
en el pecho.

Uno es mío, ¡tomalo, por favor!

(voz de ella)
No te amo…

Ni yo pero desde ti es hecha mi carne,
desde ti mi palabra
de ti yo…

(voz de hombre)
Entre dos montañas
belleza y pasión
pasión y belleza,
hay una tan inmensa val
y allá corre un tren
desde siempre, desde siempre.

En el oro obscuro de tu ojos
se zambulla y se deseparece el cielo.
Regresa dia
dejeré en la obscuridad las manos
y los labios.

(voz de mujer)
Te escucho solamente.

No, por favor hablame,
ahora que ella no estas,
porque de ella vive mi voz.

(voz de hombre)

Amigo mío, no perdir
aquél tren
es lo último, creo.

De lejo,
solo de lejo
la veo enteramente.
De aquí, me pierdo en los laberínticos secretos
de sus parpados entornados.
Que anchura
en sus paqueñas manos,
que grandeza de fluvias
que mundos…

(voz de ella)
Yo no te amo pero…

No, no lo decir mi amor,
Tu me amas de un amor
no aún creado.

(voz de ella) ¿Dios mío, si fuese verdad?

(voz imaginaria
de F.G.L.)
Suave fragrancia de amor
me despierta,
poema que traspasa ambos
barullo y poeta!
Que espantoso vencimiento
en el toro que se muere,
que dolor en los crucifix,
que pena en los pechos desunidos:
cajas sin corazónes,
estrellas sin cielo,
y pedras sin tierra…

lunedì 13 aprile 2009

Eco y Narciso



…y una flor de encanto

Se aclaran descompuestas
las manos y los labios
y cerras las grilletas
acuosas de la vanidad

me quedo voz mojada
ventana sin luna
y luna vacía

Espejo sin plata
y una flor de encanto
canto

domenica 12 aprile 2009

Doblados al rozar


Tendemos los brazos al delta
y al coro mudo de las linfas,
cantámonos en los resbalones resueltos.
Parécemonos en las asonancias rítmicas
del sentido ancestral.

Curvados sobre las eses,
doblados al rozar de las teclas-vértigo
que nos empapan de inequívocos murmullos,
hundimos las armas
hasta desgarrarnos el alma de amor.

giovedì 9 aprile 2009

#2 del recuérdo

Cercanos

¿Como?

Rozandome con los perímetros
de tus deseos
Llamandome con el nombre
del sueño
o con el beso de todas las pasiónes…

Es un pajaro tu mirada
dueño del viento
y me apreta en sus circulos imperfectos
sin salidas, sin respiro
y me agarra con tentáculos de aire

Ay mi amor
también yo te soñaba
vacío y perdido
con todas las palabras…

Cuerpos


rojo y rosa como la boca
que empaña los ojos,
refugio del mínimo suspiro,
inicio de las curvas sádicas
de los aún, de los si obloncos
sobre la piel y de los húmedos murmullos.

Diagonales abiertas
del cuerpo-fuego que me invierte
roca, vapor y roca
y un beso atrás el pendiente

El hombre y el mar

Escrito en el 1994 y traducido hoy para dedicarlo a mi amigo el poeta Ricardo Martell con admiración.



Un hombre está sentado sobre una piedra, en la ribera del mar
descompuesto.

Hombre - El pasillo del corazón es ya un estrecho pasaje en un laberinto. Quizás ya nunca salga.
Mar - (Silencio)

Una pequeña ola pasa sin tocar la piedra, y se aleja deslizándose en silencio.

Hombre - La mejilla derecha es la innoble vuelta de nuestra grandeza; la cobardía abrigada
de poco pudor que no deja transparentar ninguna vergüenza.
Mar - (Silencio)

Un niño recoge una almeja arrollada en el rompiente. Más allá, niñas colegialas en bañador alborotan alegres entre la espuma blanca.

Hombre - Todo es devenido así gris… hasta el bosque no es otro que el escondite cierto de los sentimientos forajidos y el cielo no es mas que la mascara de la oscuridad.
Mar - (Larga pausa)
Hombre - Quería comprender lo que crece en los corazones de los amantes, de aquellos que logran mentir así impúdicamente y se cansan pronto de los amores sin compromisos… y yo que ame entre millones de problemas, y no logro cansarme.¿Es amor, o es herirse las ya infectadas heridas?
Por cierto sé que de las flores abiertas del alma saldrán solamente escorpiones.
Mar - (Mueve una ola sonora y después silencio).

Un bañista traspasa la arena con su toldo de playa mientre poco más allá de la ribera, una medusa
con sus tentáculos lentos, aburrida, se aleja. El niño de antes, desilusionado, lanza al agua la almeja que el mar voraz traga junto a los pensamientos de todos.

Hombre - Es triste volver a ser el tonto de siempre pero no hay otro para sobrevivir y, al fin, ¿a que sirve morir de amor si dentro solamente siento un vacío?
Mar - (alarga una olita, después, de acuerdo con el hombre, la retrae sin nada que sumar.)
Hombre - ¡Dios mío!

Graciela y Pablo sabían de esta decisión pero no me dijeron nada. Me pregunto porqué.

π #5 de la noche

giovedì 22 gennaio 2009

lunedì 19 gennaio 2009

En voz baja…

Esta mi boca
así aún bandeja vacìa
de Salomè,
la giramos de palabras

o la cosemos con humo

denso y polvo
Y tu cabalgas los trenos
y a el aliciente que te sigue
quita el dique…

Blanco de invierno

No hay blanco afuera
que pueda esconder oscuridades

Me marcan los errores de la vida
y en las huellas fragmentos de victorias
digitados lento pero no hay invierno
aquí no hay nada para esconder
las cenizas de un septiembre
sin viñas ni misterios…

Cubiertas de nieve sumergen
cada cosa, más allá
pero aquí, no hay blanco

Gaza

Desata tu pelo Magdalena
sobre los rolojer exaustos del martirio,
apuntála ben tu grande cielo
y llora sobre tu carne incandescente
la dura reliquia que me traspasó.

Gaza es gusano sin piedra,
colada de cobre viejo sin luz,
una fila de padres secos sin semillas
con los ramios hacia un dio confuso,
aturdito de los cañónes.

Llora Maria sobre el chopo:
¡me mataron, que piedad puede estar
en las corrientes semitas!
Detritos de carne devenen
incomprensible business

El Límite

Estaban los chopos
que bloqueaban el camino
del aquí al ti

Y estabas inmóvil
con tu máscara de papel
y los cuatro velos ligeros

sin ruedas de girar
sola con tus alforjas
llenas de amor nuevo

Bebe la copa
y abre tu límite
que la esmeralda a los vados…

estaba yo también