giovedì 22 gennaio 2009

lunedì 19 gennaio 2009

En voz baja…

Esta mi boca
así aún bandeja vacìa
de Salomè,
la giramos de palabras

o la cosemos con humo

denso y polvo
Y tu cabalgas los trenos
y a el aliciente que te sigue
quita el dique…

Blanco de invierno

No hay blanco afuera
que pueda esconder oscuridades

Me marcan los errores de la vida
y en las huellas fragmentos de victorias
digitados lento pero no hay invierno
aquí no hay nada para esconder
las cenizas de un septiembre
sin viñas ni misterios…

Cubiertas de nieve sumergen
cada cosa, más allá
pero aquí, no hay blanco

Gaza

Desata tu pelo Magdalena
sobre los rolojer exaustos del martirio,
apuntála ben tu grande cielo
y llora sobre tu carne incandescente
la dura reliquia que me traspasó.

Gaza es gusano sin piedra,
colada de cobre viejo sin luz,
una fila de padres secos sin semillas
con los ramios hacia un dio confuso,
aturdito de los cañónes.

Llora Maria sobre el chopo:
¡me mataron, que piedad puede estar
en las corrientes semitas!
Detritos de carne devenen
incomprensible business

El Límite

Estaban los chopos
que bloqueaban el camino
del aquí al ti

Y estabas inmóvil
con tu máscara de papel
y los cuatro velos ligeros

sin ruedas de girar
sola con tus alforjas
llenas de amor nuevo

Bebe la copa
y abre tu límite
que la esmeralda a los vados…

estaba yo también